“La introducción a la filosofía admite innúmeras variaciones. Todas ellas, empero, lo son de tres tipos capitales: las que ofrecen como resumen o epítome de determinado sistema o filósofo, y que pueden llamarse doctrinales; las que se limitan a presentar una historia más o menos completa de la filosofía, y que se llama históricas; y las que pretenden más bien sugerir o suscitar el sentido de los problemas propios de la filosofía: son las críticas o problemáticas. El enfoque aquí adoptado es predominantemente histórico-problemático.

Pues lo que el libro busca es introducir al lector en la filosofía, lo cual significa, no en la filosofía que el autor comparta o en la que satisfaga ciertas preferencias de tal o cual público, sino iniciación en su problemática. No está dirigido, pues, a los que ya tienen su posición tomada o han resuelto sus problemas, ni tampoco a quien busque respuestas hechas, sino a quien desconoce, o desea o necesita comprender, la problemática filosófica. Lejos de la pretensión de proporcionar un sistema, a manera de traje de confección, se procura dar una idea, lo más rigurosa posible, al principiante, y a muchos que no se ocuparán profesionalmente de filosofía, del sentido de la actividad filosófica en sus diversas formas, en sus manifestaciones más diferentes y ejemplares. Por ello también se dicen muchas cosas que pueden parecer elementales, o que lo son simplemente, pero con cuyo conocimiento tan sólo es posible abordar con seriedad las cuestiones más complejas […]. De ello depende la circunstancia de que no se traten casi nada más que los problemas metafísicos, gnoseológicos y éticos; tal postergación de la estética, la filosofía del derecho, la filosofía política, etc., reside precisamente en el carácter primario y fundante de aquellos problemas.” Para poder leer el libro completo de Adolfo Carpio, puede descargarlo del siguiente enlace: Principios de filosofía