El libro de Pablo Romero García, filósofo uruguayo, fue ganador del ensayo 2020 organizado por la Gran Logia de la Masonería del Uruguay. Su libro constituye un repensar educativo sobre la base de la actual condición en que nos encontramos. Realiza un repaso meta-educativo por aquellos problemas que aquejan no sólo a Uruguay sino a toda Latinoamérica.

El libro de Pablo Romero, es un texto bastante ligero pero profundo, porque toca temas muy relevantes, como el planteamiento de la escuela como espacio de resistencia en la que es importante señalar que la educación debe propiciar el debate público, con la finalidad de transformar la realidad, dónde las escuelas dejen de ser sólo meros centros de producción para convertirse en centros de liberación humana.

El autor también hace un breve, pero preciso repaso histórico a través de la educación en el hermano país del Uruguay, pero haciendo énfasis en la formación docente y su relación con el sistema educativo que se ha venido desarrollando. Por otro lado, expone las diversas desigualdades que ha supuesto la llegada de la pandemia al nivel educativo, dejando en claro la reivindicación de la educación como medio para lograr la transformación social.

De esta manera, Pablo Romero deja al descubierto los diversos problemas éticos que también han surgido, por lo que es necesario pensar una escuela que sea incluyente más que excluyente, dónde el estudiante pueda pensar y reflexionar en base a la realidad, de manera que se pueda formar ciudadanos conscientes de los problemas de su tiempo y de esta manera buscar soluciones efectivas dentro de los debates sociales.

Asimismo, señala sobre la importancia de la cultura y su relación directa con la educación, las cuales deben ser consideradas como derechos fundamentales, con la finalidad de proporcionar a los estudiantes la posibilidad de una construcción ciudadana activa dentro de la sociedad. Se plantea que dentro de las políticas educativas se debe tener en cuenta el desarrollo de la autonomía, la reflexión, la tolerancia, el respeto, el pensamiento crítico, entre otros.

Finalmente, el autor resalta el papel de la filosofía y las humanidades, en la que los intelectuales del siglo XXI están llamados a formar ciudadanos que puedan participar de los asuntos públicos, ciudadanos pensantes con capacidad argumentativa y que puedan desenvolverse dentro del ámbito digital que nos embarga en estos tiempos, con la finalidad de brindarles las herramientas necesarias para formar una democracia dialógica. Asimismo, la filosofía cumple un rol importante en estos tiempos porque ayudará a fortalecer el diálogo, así como el debate con bases argumentativas en nuestra era digital. Por eso, los invito a leer el libro de Pablo Romero García. Sigamos pensando juntos, sigamos haciendo Filosofía.